Ritual para retener al enamorado

Cuando pasa el tiempo en una relación, a veces parece que el amor se va alejando o que nuestra pareja comienza a mirar a otras personas.

Si la sospecha es que hay un tercero que puede generar el fin de nuestra pareja, existe este que puede evitar las intromisiones.

Se necesita:
Carbón en una vasija de metal.
Cinco hojas de laurel.
Una olla pequeña con agua.
Un puñado de sal gruesa.
Una caja de madera roja con tierra.
Una cucharada de miel.
Una hoja blanca.
Un lápiz negro.
Cinco velas blancas y una con forma de corazón, hueca y de color rojo.
Una foto del ser amado.
Un cuchillo común que luego se pueda descartar.
Un sahumerio
Una tiza blanca.

Procedimiento:
Antes de empezar hay que limpiar las energías de la habitación donde se hará el ritual. Para esto con el sahumerio se recorren todos los rincones, se deja la ventana abierta y se pide que salga la energía negativa.
Luego dibujar un círculo grande sobre el piso, con la tiza y en el contorno colocar de forma espaciada las 5 velas. En el centro colocar el cuchillo y encender las velas.
Después escribir en el papel con el lápiz la frase: “Yo _____ te suplico que ____sea mi enamorado eterno” Se debe completar con el nombre de quien realiza el hechizo y con el nombre de la pareja. Se dobla el papel en forma de triángulo y se guarda en la caja con tierra, junto a la foto y se coloca al lado del cuchillo hasta que se consuman las velas.
Cuando esto ocurra, se rellena la vela de corazón con la miel, se enciende y se coloca junto a la caja mientras se piensa profundamente en el enamorado y se le pide a la Gran Diosa del Amor que nadie o nada se interponga y se alejen todos aquellos que quieren separarlos.
Acto seguido se coloca el en el círculo y se le arroja la sal mientras se pide en voz alta al poder del agua y la tierra que escuchen el pedido, entonces se realizan 3 cortes con el chuchillo en el agua mientras se pide que se corten las ataduras y se disipen las dudas.
Luego se toman los carbones y el laurel, se colocan en el círculo y se encienden, mientas se pide al fuego y al aire que sellen la relación para siempre.
Una vez terminado, el agua se arroja sobre un curso de agua, el cuchillo, los carbones, el cuenco y los restos de las velas se entierran cerca de un árbol y la caja se debe dejar en un lugar donde le de la luz del sol.

Te puede interesar

Escribe un comentario