Técnicas para ver el aura, para protegerlo y para limpiarlo

Desde la antigüedad, muchas culturas y sus tradiciones esotéricas, han asegurado que el cuerpo de cada uno de nosotros, se encuentra envuelto en una luz o aura incandescente y polícroma. Desde tiempos antiguos, su presencia se ha visto reflejada, por ejemplo cuando el poder divino designaba los reyes, cada uno de estos tenia una corona, mientras Jesús, la Virgen María, los ángeles, los santos y Budas, siempre han sido mostrados con una corona resplandeciente encima de su cabeza.

De igual manera, en la actualidad, cuando se han realizado un sinnúmero de experimentos y estudios acerca de esto, utilizando fotografías Kirlian, que al parecer confirman este tipo de creencias ancestrales, poco se sabe acerca del aura, sus colores, la forma de verla y de limpiarla.

¿De donde viene el aura? Se dice que existe una energía proveniente del cosmos que impregna todo el universo, incluyéndonos a nosotros los seres humanos; los chinos lo llaman Chi, los hebreos ruash, los incas, huaca, y los hindúes prana. Esta fuera, esta ligada a la luz, a los rayos provenientes del sol y a los siente colores del arcoíris.

Existen ciertos ejercicios que pueden ayudarte a percibir el aura. El día de hoy te traemos uno de ellos. Primero que todo debes buscar una persona con la que te sientas muy cómodo. Procura estar en una habitación con la iluminación suficiente para poder notar las facciones de tu compañero, y también asegúrate que el fondo o color de las paredes sea blanco o cualquier tono neutro.

Sitúate frente a la otra persona y poniendo tus dedos índices a la altura de los ojos, mantente siempre dentro de su campo de visión, tratando de concentrar tu atención en el sujeto, hasta que empieces a notar cómo se pierde su visión lateral. Poco a poco empezarás a notar la figura de la persona y un halo fluctuante que emanará de él. Pídele a la otra persona que respire profundamente y que empiece a imaginar cómo entra el aire en su cuerpo. Entonces podrás empezar a ver una niebla sobre su cabeza.

Te puede interesar

Escribe un comentario