Un misterio sin descubrirse todavía, el efecto placebo

Es un misterio todavía para la ciencia, que  los medicamentos que se utilizan como efecto placebo, puedan mejorar a una persona en muchas ocasiones,  debido a que estas creen que lo que reciben es un tratamiento que los va a mejorar.

Los científicos han podido demostrar que tanto las medicinas como el placebo pueden producir actividades similares, desencadenando la liberación en el cerebro de los mismos neurotransmisores,  que aparecerían, si se utilizara el medicamento prescrito para   tal efecto como si fuera  el medicamento biológico o químico.

 Es así que en estos sucesos,   la explicación lógica de que la persona sienta menos dolor,  después de tomar el placebo es debido a que neurológicamente el cerebro esta produciendo endorfinas.

En Suecia investigadores han estudiado este efecto placebo y han descubierto que podría tener una base genética. Se dieron cuenta a través de investigaciones y experimentos que existe una variedad genética en algunas personas que son susceptibles a este fenómeno para el cual no existe una base científica concreta. Los científicos Suecos trabajaron con un pequeño grupo de 25 voluntarios que compartían unas determinadas características genéticas,  la cual era una fuerte ansiedad social y un rechazo a hablar en público. El estudio dio como resultado que 10 de los individuos que realizaron este tratamiento placebo, se sintieron con menor cantidad de angustia  y ansiedad a la hora de hablar en público.

Al ser estudiado por los científicos su ADN y la similitud genética de los 10 individuos que afirmaron mejoría fue que se descubrió que compartían una variedad genética particular que regulaba el neurotransmisor llamado serotonina. Este neurotransmisor se encuentra en varias regiones del sistema nervioso central y que tiene que ver con los estados de ánimo y también es el encargado de la regulación del sueño

Te puede interesar

Escribe un comentario